7 Errores al vender casa por primera vez (que tienen fácil solución)

errores al vender casa por primera vez

Estos son 7 errores al vender casa por primera vez que vemos constantemente. La buena noticia es que pueden solucionarse con planificación y asesoramiento. En este artículo te explicamos en detalle cuáles son:

Fijar un precio de venta sin haberlo estudiado

Es perfectamente normal querer sacar el máximo rendimiento y el máximo precio posible a la vivienda, pero eso no debe hacerse a costa de ignorar el precio real de la propiedad. Un precio de venta fijado en base a lo que nos gustaría ganar y no en base a la situación real del mercado, arruinará todo lo demás.

Por otro lado, tomar las cifras aproximadas de sitios como idealista, fotocasa o calculadoras online son opciones rápidas, pero no son opciones serias.

Nuestra recomendación siempre es que contactes con un profesional que realice un estudio en profundidad de tu vivienda para determinar su precio de mercado. Solo un profesional sabe el precio al que se venden las propiedades, no al que aparecen anunciadas en internet.

Elegir un precio de venta para una casa sin estar informado es especialmente peligroso, te lo explicamos en profundidad este otro artículo: ¿Cuáles son las consecuencias de poner un precio a tu vivienda demasiado alto?

Enseñar la casa tal y como está

A veces estamos tan orgullosos de nuestra casa que queremos enseñarla tal y como está a los posibles compradores: mala idea.

Cómo muestras tu casa para la venta es un factor determinante para que el proceso avance (que avance, sobre todo, sin que te intenten regatear el precio).

Es tan importante que existen profesionales del «home staging» dedicados en exclusiva a mejorar el aspecto físico de las propiedades.

Un agente inmobiliario también puede darte buenos consejos sobre ello: nadie mejor sabrá qué características interesan a los compradores en este momento.

Gasta un poco de tiempo y dinero en arreglar la propiedad: pintura para tu puerta exterior, jardinería, arreglar esa persiana que no termina de subir, ese grifo que no cierra… es más importante de lo que podría parecer.

También es importante “despersonalizar” los espacios: es un error común al vender casa por primera vez enseñar la casa con fotografías familiares y símbolos políticos y religiosos. Es mejor que el espacio sea lo más neutral posible para que los posibles compradores se imaginen viviendo en él.

Hacer por tu cuenta las fotos y vídeos

Las fotos y videos de baja calidad de tu vivienda no van a llevarte a ninguna parte en el mercado actual. La mayoría de los compradores buscan en internet las viviendas que les gustaría visitar antes de visitarlas, y si las fotos no muestran tu propiedad de la mejor manera posible, es probable que no llamen para hacer una visita.

Debes pensar seriamente en trabajar con un agente inmobiliario que ofrezca también este servicio de forma profesional o contratar por tu cuenta a un fotógrafo. Podría costarte algo más de dinero de lo que tenías pensado, pero va a costarte mucho más caro tener malas fotos en tus anuncios.

No tener tiempo para vender tu casa

Los compradores no suelen tener todo el tiempo del mundo para comprar su nueva casa: a veces necesitan mudarse pronto o tienen plazos que no pueden superar. También suelen tener horarios ajustados y no siempre es fácil encajar horas de visita con las jornadas de trabajo. Es un error común al vender casa no tener en cuenta la cantidad de tiempo que se necesita para vender una propiedad y acabar quemado.

Si vas improvisando según aparezcan las visitas es posible que acabes por no llegar a todas, tengas que salir antes del trabajo algunos días o necesites cambiar de planes en el último momento.

Si te cuesta organizar tus horarios para que las visitas encajen en tu día a día, puedes dejar las llaves a un agente inmobiliario para que se encargue de gestionarlas.

Ser inflexible

La mayoría de los procesos de compra y venta de viviendas no son una línea recta en la que todas las piezas van encajando a la perfección (ya nos gustaría a los agentes inmobiliarios). Hay muchas variables en el camino, así que intenta ser flexible durante el proceso y seguir los consejos de los profesionales.

Hablamos de estar dispuesto a ajustar el precio de venta de la vivienda después de recibir asesoramiento experto, pero también de permitir las visitas y dejar a los profesionales espacio para trabajar.

Sabemos que es extraño permitir que desconocidos entren a menudo por la casa sin estar presente, pero debes hacer ese esfuerzo y entender que no enseñamos las viviendas a todo el mundo: deben pasar un proceso de filtrado.

Olvidarte de que tú también tienes que mudarte

A veces estamos tan centrados en vender la casa que… nos olvidamos de que nosotros también vamos a tener que mudarnos y dejamos la organización para el final.

Hacer planes con anticipación hará que todo el proceso fluya en caso de que encuentres un comprador con prisa por mudarse. Es buena idea además que vayas buscando un lugar donde guardar las pertenencias que no quieras mostrar a los posibles compradores.

Vender una casa puede ser muy estresante. Lo último que necesitarás será lidiar a última hora con el estrés asociado a tu mudanza o tus objetos personales. 

Dejar tu casa en manos de cualquier agencia

Ya debes haber visto la importancia de vender tu casa con la ayuda de un profesional inmobiliario. Dicho esto, no cualquier profesional ofrece los mismos servicios (ni, por desgracia, la misma profesionalidad). Te recomendamos que investigues un poco sobre los profesionales que vayas a contratar y que no te dejes guiar solo por la comisión de venta que vayan a cobrarte.

Además, evita dejar tu propiedad en manos de cualquier agencia que se ofrezca a anunciarte. Antes, cuantas más inmobiliarias ponían el cartel en sus escaparates, a más gente llegaría la propiedad y el resultado podría ser más rápido. Ahora ya no tiene sentido trabajar así con los portales inmobiliarios online: solo conseguirás tener anuncios duplicados con información que varíe entre sí e incluso precios de venta diferentes.

Trabajar con una agencia inmobiliaria “en exclusiva” (como trabaja REMAX URBE CHAMBERÍ 😉 ) suele ofrecer una atención más cuidada. Además, agiliza el proceso de venta: la agencia pone todo su esfuerzo en unas pocas viviendas para no perderlas de su cartera.

(Agentes Inmobiliarios REMAX)

Somos el equipo ENVIRO REMAX. Un equipo de Agentes Inmobiliarios con sede en Chamberí, Madrid. Asociados a REMAX URBE.

Deja un Comentario

No publicaremos tu email. Los campos obligatorios están marcados con *